El Rayo Vallecano puede desaparecer.

El Rayo Vallecano puede desaparecer.

Una temporada más, la posibilidad de que un histórico del fútbol femenino español pueda echar el cierre a su sección femenina está más cerca. La directiva franjirroja tiene previsto reducir a la mínima expresión el presupuesto para sus futbolistas -algo que choca con la teórica proyección hacia una Liga profesional- y la posibilidad de confeccionar un equipo de garantías para competir en Primera división se vislumbra una quimera.

“Nos quieren reducir el presupuesto al mínimo una vez más”. Esta afirmación hace eco en el vestuario del Rayo Vallecano, uno de los históricos del fútbol femenino español que acumula en su palmarés tres Ligas (2008/09, 2009/10, 2010/11) y una Copa de la Reina (2008). Lo cierto es que con la llegada del final de temporada, y cuando el club debe mover fichas para planificar el próximo curso, el mensaje que llega por parte de la directiva es que se quiere reducir el presupuesto de la sección femenina al mínimo recurso. La justificación que ponen encima de la mesa es que el primer equipo masculino ha descendido a Segunda división y los ingresos en las arcas del club se verán reducidos considerablemente.

El Rayo Vallecano ha acabado la temporada en décima posición con 36 puntos, a 10 puntos de los puestos que permiten jugar la Copa de la Reina y 25 puntos por encima del descenso. Un bagaje irregular que ha provocado que el curso acabe excesivamente pronto para las franjirrojas, que deben afrontar ahora el partido más importante de la temporada, un duelo que una vez más se disputa de puertas hacia adentro. “Solo pedimos que nos respeten el presupuesto de la actual temporada. Es mínimo, pero al menos nos permite competir en la máxima categoría”, se justifican las jugadoras.

No es la primera vez que las jugadoras del Rayo Vallecano pasan por esta situación. Hace dos temporadas ya estuvieron al borde de la desaparición. Fue entonces cuando una campaña de crownfunding y el gran apoyo de la masa social del club ‘obligaron’ a que la directiva liderada por Raúl Martín Presa diera marcha atrás y se replanteara el futuro de la sección femenina. Esta vez la amenaza no pasa tanto por la desaparición sino por el recorte más grueso posible, caminos paralelos al fin y al cabo. Ante tal situación, ya hay futbolistas que están viendo alternativas de cara a su futuro. Veteranas del club abandonarán la que ha sido su casa durante los últimos años y algunos de los jóvenes valores de la cantera ya han sido tanteados por clubes vecinos. El verano se presume largo… y lleno de fantasmas.

 

Fuente: Marca.com


loremontano

Comunicadora Social-Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *