Colombia ‘deportivamente burocrática’ o ‘burocráticamente deportiva’

Colombia ‘deportivamente burocrática’ o ‘burocráticamente deportiva’

Como este sitio web se habla de fútbol femenino, cabe recordar que esta disciplina hace parte de la Federación Colombiana de Fútbol, este a su vez del Comité Olímpico Olímpico, luego este a Coldeportes y este último hace parte del Gobierno de la República de Colombia. Por tanto, voy a desahogarme de lo mal que nos ha ido en Río 2016 en general. El problema viene de arriba.

La cuestión no es criticar a ningún deportista nuestro, porque ellos lo han dado todo en sus respectivas disciplinas, porque aún no estamos al nivel de otras potencias, porque las etapas de preparación no fueron las esperadas y los resultados actuales, sin medallas por ahora, saltan a la vista.

Todos los caminos conducen a la mediocre gestión de nuestros dirigentes deportivos, que quieren adjudicarse los triunfos de nuestros guerreros como suyos. Pues no, nuestros deportistas se esfuerzan, se cansan, se entregan al máximo y luchan hasta el final. La gran mayoría de los deportistas crecieron en hogares humildes, buscando patrocinios con empresas privadas porque el Gobierno nunca creyó en ellos desde un principio y ahora que triunfan se meten al ‘bus de la victoria’.

Cuando los resultados no se dan, el Gobierno y Coldeportes se limpian las manos como siempre, pero cuando hay medalla olímpica de por medio, ahí si se pegan de nuestros campeones para prometerles casas, becas de estudio o estímulos económicos para seguir desarrollando su actividad deportiva. No volvamos a caer en la trampa del actual gobierno que ha deteriorado el sistema deportivo nacional, con una Ley del Deporte que se hundió y cerró las ilusiones de nuestros deportistas para vivir dignamente.

Coldeportes no es el mismo órgano respetable de ahora años, allí se mueven demasiados intereses políticos y harta burocracia que emana de sus dirigentes. El caso más triste, los Juegos Nacionales de Ibagué, que dejaron a la ciudad musical de Colombia sin escenarios deportivos dignos para los futuros deportistas, piscinas convertidas en criaderos de peces y pistas de patinaje inconclusas.

Desde Londres 2012, el nombre de Colombia ha figurado en los principales medios deportivos del mundo, e incluso la BBC ha señalado a algunos deportistas nuestros como principales cartas al oro olímpico, entre estos Mariana Pajón, Caterine Ibargüen, Fernando Gaviria, Yuri Alvear. Si en algún momento de las justas, llegaran a caerse o a lesionarse, ¿los vamos a culpar a ellos?. Ganen o pierdan, el apoyo del Gobierno y sus dirigentes deportivos debe ser 100% incondicional, no cuando triunfen siempre.

El deportista colombiano no puede ganar siempre, también pierde, no puede ser un medio para mantener felices a Clara Luz Roldán, Baltazar Medina o Ramón Jesurún en el caso del fútbol. Ante las derrotas deben ser estos dirigentes quienes deben proponer soluciones para que los deportistas triunfen en un mañana, por ejemplo crear más ligas deportivas profesionales, más campeonatos nacionales, programas de becas para entrenadores, mejorar los escenarios deportivos y demás.

Me duele profundamente en el alma la caída sufrida por el ciclista Sergio Luis Henao a pocos kilómetros de la meta, me duele la derrota de Lady Ruano en primera ronda del tenis de mesa, me duele la humillación recibida por la selección femenina de Rugby Sevens, me duele la lesión sufrida por la gimnasta Catalina Escobar y más me duele la temprana eliminación de nuestras Chicas Superpoderosas en el fútbol femenino.

¿Que estamos haciendo mal?, ¿este Gobierno, que se hace llamar ‘el gobierno de la paz’, le está apostando verdaderamente por mejorar el deporte?, pues no parece. Atletas que se preparan cada ciclo olímpico (4 años) para representarnos bien, y al momento de perder se debería llamar esto un fracaso deportivo o fracaso de la dirigencia deportiva.

Sabemos que los deportistas que nos representan en Rio 2016, llegaron allí porque demostraron ser los mejores en sus deportes, porque lucharon en eventos clasificatorios para ganarse su lugar en las justas olímpicas y la gran mayoría de ellos dan lo mejor en cada prueba. ¿No hay forma de premiar el coraje y la valentía de los que cayeron con algún estímulo por parte del Gobierno?

Aquí hago un ‘mea culpa’, ya que en un evento tan grande como los Juegos Olímpicos, decimos que tenemos 147 deportistas y 12 posibilidades de medalla. Lo correcto dentro del entorno periodístico, dejando a un lado la realidad, es alentar a nuestros atletas, con mensajes como: son 147 deportistas, lo darán todo e irán a ganar medallas.

Mientras este Gobierno se siga apropiando de los triunfos de nuestros deportistas como suyos, vamos por el mismo camino de descuidar los escenarios deportivos, y de no brindar suficientes estímulos económicos para que nuestros atletas se preparen mejor alrededor del mundo y no lo digo por nuestra selección femenina de fútbol, lo digo por todos, hasta los deportistas paralímpicos.

No dejemos que el deporte sea tratado como un asunto burocrático, tanto el deporte como la ciencia, la investigación, la educación y la cultura deben ser una prioridad que ningún gobierno debe eludir. Por mejor o peor que nos vaya, se debe apoyar siempre.

Nuestros deportistas son el corazón y el orgullo de todo un país como Colombia. Gracias por dejarlo todo en Río 2016 y seguiremos con Ustedes hasta el final.

Foto: presidencia.gov.co


Francisco Diaz

Desarrollador Web Freelance. Apasionado por el fútbol sobre todo el femenino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *