¿Por qué las mujeres SÍ deberían jugar fútbol?

Libertad e igualdad, dos condiciones que por mucho tiempo han sido motivo de lucha para las mujeres, quienes a través de los años han buscado un lugar en la sociedad, rompiendo paradigmas y costumbres, donde el género sea un tema totalmente equitativo.

No vengo a promover un tema feminista ni tampoco a dar 10 argumentos para convencerlo de porque las mujeres si deberían jugar fútbol, solo se trata de mostrarle un poco acerca de lo que ha sido el balompié femenino a través de la historia y solo hasta el final usted como lector será capaz de responder la pregunta del título.

Tal vez sepa quien fue la pionera del fútbol femenino, Nettie Honeyball, al igual que muchas jóvenes luchadoras de la historia, en 1894 fundó el British Ladies Football Club y desde entonces con esa causa le demostró al mundo que se trataba de un tema de emancipación donde las mujeres deseaban tener voz y voto en todos los asuntos.

Así, con una lluvia de críticas, el fútbol femenino llegó a Inglaterra tras la primera Guerra Mundial y solo tres años después la federación de fútbol inglesa decidió prohibir los partidos entre mujeres por casi 50 años hasta que, por fin, y se les iba haciendo como tarde, a principios de los 80’s Japón decidió crear la primera liga profesional femenina.

Pero devolviéndonos un poco, en 1970, Italia abrió sus puertas para que se celebrara el primer mundial del balompié femenino que tuvo como ganador a Dinamarca.

Al siguiente año, 1971, el segundo mundial fue disputado en México y a pesar del éxito que tuvo por parte de los espectadores la falta de organización impidió su continuidad. Esto era… ¿falta de interés?

Dos décadas después, la Federación Internacional de Fútbol Asociación, más conocida como la FIFA, se puso los pantalones y decidió organizar la primera Copa Mundial Femenina de Fútbol con reconocimiento oficial eligiendo a China como sede, donde Estados Unidos fue campeón y Noruega subcampeón.

Desde entonces se jugaron seis mundiales más en Suecia, Estados Unidos, Alemania, Canadá y se espera por el próximo que será para el 2019 en Francia que, a decir verdad, con el nivel que se ha alcanzado en los últimos años, hay una grande ilusión por parte de los aficionados.

Ahora bien, para no aturdirlo con tantos datos históricos, un estudio realizado el año pasado por el SIT Graduate Institute denominado ‘El fútbol femenino: Las implicaciones de ser una futbolista femenina en una cultura machista’1 concluyó que el fútbol le está dando la capacidad a las mujeres de ser empoderadas y hacer activismo, es decir, que si nosotras jugamos tenemos oportunidades para combatir a una sociedad que por décadas ha sido machista y sexista.

Pero dígame cómo vamos a luchar contra esa sociedad patriarcal si desde que somos unos niños nos limitan a que las niñas con rosado y los niños con azul, y esto no es una lucha de colores ni mucho menos, pero creo que ha sido un tema repetitivo por el cual se ha batallado, es un tema de igualdad de género.

El mismo estudio ya nombrado anteriormente abordo un tema denominado ‘Hombres: amigos, novios’ donde se habla ampliamente del acompañamiento que tuvieron los caballeros durante los entrenamientos y partidos del fútbol femenino y donde se demostró además que cuando hay hombres al lado de la cancha se muestra un ambiente positivo, pues cuando había un cambio de posesión o un gol ellos reaccionaban con gritos de festejo. Ya ven, no todo es malo.

¿Pero hasta qué punto ese acompañamiento por parte de los hombres puede limitar las capacidades y ganas de jugar de las mujeres? yo no estoy diciendo que sea malo, pero puede salir esa parte sobreprotectora que no permite que le toquen a la muchacha, que porque es mujer es más delicada y como es un deporte de contacto corre más peligro, que por eso el fútbol es PARA HOMBRES o… ¿cómo fue que dijo el futbolista uruguayo Luis Suárez?2.

Ahora bien, volviendo a la actualidad, a lo que acabó de pasar y lo que está por venir, la División Mayor del Fútbol Colombiano le dijo sí al balompié femenino y así en el primer semestre de este año se jugó la primera versión de la Liga Profesional Femenina de Fútbol y que cosa tan buena.

18 equipos, 104 partidos, 323 goles y lo que fue aún mejor, más de 33.300 espectadores en la final donde dejó al Independiente Santa Fe como campeón, una cifra que demuestra que hay ilusión y que se cree en las capacidades que tiene cada una de las jugadoras.

Si esta fue la primera edición de la Liga imagínese lo que nos espera, los equipos que faltan por formarse, las jugadoras que faltan por descubrirse, los clásicos que faltan por jugarse, pero empecemos primero nosotros por dejar a un lado esos estereotipos y paradigmas que tanto han divido a la sociedad.

Llevo poco menos de 18 años, desde que tengo memoria, viendo como el fútbol mueve masas y crea fiestas, seguramente ha marcado la vida de muchos de nosotros y lo seguirá haciendo, entonces ¿por qué no abrirle un espacio en nuestras mentes y en nuestros corazones al fútbol femenino?

No olvide responder la pregunta.

 

1. Investigación ‘El fútbol femenino: Las implicaciones de ser una futbolista femenina en una cultura machista’ http://digitalcollections.sit.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=3341&context=isp_collection

2. Futbolista uruguayo Luis Suárez https://www.youtube.com/watch?v=UIcmofCqrr4

Fotografías: Fifa.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *