Y así es cómo queremos enaltecer el fútbol femenino en nuestro país.

Y así es cómo queremos enaltecer el fútbol femenino en nuestro país.

Este año ha sido un año de muchos cambios con respecto al fútbol femenino en nuestro país; se dio la noticia  de la creación de la liga femenina profesional a lanzarse el próximo 20 de octubre y también se creó el primer Torneo Nacional de Clubes de la DIFÚTBOL.

Este último se creó para menguar un poco el malestar en los clubes tradicionales al ser apartados de la liga profesional por carecer de registro deportivo como club profesional.

Este torneo ha dado mucho de qué hablar, no solo por el gran talento de las jugadoras sino por todo lo que ha acontecido a su alrededor. Un torneo que en su estructura tuvo muchos cambios, se planteó de una manera y en el camino sufrió modificaciones en la conformación y en la forma de jugar las fases, cambios que favorecieron geográficamente a los equipos de Bogotá, con pocos viajes a nivel nacional, en cambio otros clubes de otras ciudades se vieron obligados a hacer malabares para obtener dinero para viajar.

Se resalta que la mayoría lograron viajar y cumplir con sus fechas hasta el final caso puntual Estrellas del Deporte de Cúcuta, equipo joven y humilde que siempre viajó por tierra en una mini van con once jugadoras listas y decididas a darlo todo por su sueño. Casos como el de Orsomarso, Élite FC y Talentos FC quienes acumularon derrotas por W empañando el buen trabajo y el sacrificio de los demás equipos del torneo.

El JUEGO LIMPIO se vio tachado por varios clubes, y cuando les hablo de juego limpio no significa exactamente algo que pasa en la cancha, ese término es un todo, el espíritu deportivo también se ausentó.

No es posible que clubes queden en el aire con respecto a hospedajes cuando anticipadamente el equipo anfitrión les dice que ya tienen todo listo, y al llegar no son capaces de dar la cara y reponer ese daño ya realizado.

Soy costeña, y como costeña me da tristeza que estos equipos saquen excusas para tapar ese acto bochornoso que pasó el fin de semana pasado, al equipo Élite le pregunto: si ustedes hubiesen tenido la necesidad de los 3 puntos para poder clasificar, ¿llegan con todo su arsenal para pasar a la otra ronda? Yo supongo que no hubiesen llegado con siete jugadoras, ni hubiesen maquinado una  dudosa escena donde después se lesiona una jugadora y deciden salirse y luego dicen que les comentaron a Difútbol que no podrían viajar, lo más extraño es que esta dirigencia supuestamente haya recibido una comunicación y aun así haya programado y llamado a los árbitros como si se fuera a disputar el partido, hay que ver qué pasa, eso no quiere decir que yo piense que sean malas jugadoras, al contrario, tienen jugadoras de gran talla para jugar profesionalmente y es más, para poder representar a Colombia por fuera de nuestro país, pero así no hacemos crecer el fútbol femenino, al contrario lo manchamos, le restamos credibilidad y perdemos oportunidades.

Estando a escasos meses de empezar la liga es el momento propicio para hacerle el guiño a los dueños de los equipos masculinos para que se entusiasmen con los equipos femeninos y se den las alianzas que harán posible la participación en la liga femenina, no creo que un dirigente mire con buenos ojos a un club que en su historial tenga derrotas por W, eso habla de la falta de responsabilidad y compromiso del equipo.

 

No podemos exigir un respeto cuando nosotros no demostramos que podemos respetar a los demás, y no solo eso, recuerdo un episodio de una pelea en el que uno de los jueces de línea fue agredido por parte de las jugadoras de Talentos Caldas, ¿hasta cuándo va a suceder esto?, ¿no se supone que queremos equidad y que tomen en serio el fútbol femenino en nuestro país? Eso nos hace retroceder lo que hemos venido creando.

Es más ahora pasemos a la otra cara, los mismos clubes profesionales que ilusionan a jugadoras con pagos o bonificaciones para que hagan parte de este torneo y luego ascender a la profesional, o que les digan que las van a apoyar con sus viajes y demás necesidades y a la final todo queda en politiquería.

Equipos que no avisen que no van a ir a jugar, tengan la decencia de enviar un correo y exponer el por qué no van, creo yo aquí en mi poco conocimiento, que el otro club necesita respuestas o información al respecto.

Este deporte lo tenemos que dignificar no ultrajar, un técnico que sea expulsado a cada rato no puede pedirles a sus jugadoras integridad, ¿con qué cara puede pedir eso? Las directivas son las primeras en dar el ejemplo.

Yo no escribo esto para crucificar a los clubes, lo hago para que abramos los ojos, queremos cambios y somos los mismos en hacer lo contrario, queremos respeto y no respetamos, queremos juego limpio y somos egoístas.

El fútbol femenino necesita de unidad, ayudémonos, no pasemos por encima de los otros nada más porque pensemos que somos mejores, queremos una liga que dure, entonces hagamos que dure, pero no con esas actitudes.

Abran el ojo porque el día menos pensado deciden acabar con todo esto, todo lo que nos está dando pie para que los sueños de muchas se cumplan. Que no nos cueste darnos la mano para ayudarnos, al fin y al cabo se va por un mismo camino y es enaltecer el fútbol femenino.

 


loremontano

Comunicadora Social-Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *