Lina Gómez: «Quiero ser pionera para que siga creciendo el fútbol femenino y aportar mi conocimiento futbolístico en el periodismo».

Foto: Instagram (@lina2099)

La futbolista de Millonarios comparte sus mejores y duros momentos de su carrera deportiva, al igual que sus estudios universitarios y su primer gol con la camiseta embajadora.

Alegre, extrovertida y con una personalidad arrolladora, Lina Marcela Gómez Medina nació en Bogotá el 20 de julio de 1999, es la menor de 3 hermanas y la consentida de sus padres. Cursa actualmente tercer semestre de comunicación social y periodismo en la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá.

Es perseverante, entregada y apasionada por su carrera, tiene una meta clara de adonde quiere llegar como periodista deportiva, además ha sido jugadora profesional de La Equidad, Fortaleza y actualmente Millonarios F.C.

Su nombre es el que está tallado como la autora del primer gol de un clásico bogotano en toda la historia del fútbol femenino. Ha competido desde que tiene uso de razón, fue selección Bogotá en cuatro ocasiones, y selección Colombia sub 17. Con tan solo 20 años el futuro de esta deportista va más allá de lo que se pueda imaginar.

Lina no es sólo ejemplo para deportistas, sino también para todas las mujeres que luchan día a día por conseguir sus sueños y hacerlos realidad a través del trabajo duro y constante.

Sus inicios fueron como la mayoría de mujeres futbolistas, jugando con niños. New Soccer fue el primer equipo que recibió a Lina, luego que un vecino la viera jugar y le aconsejara a sus padres que podría ser una figura del fútbol femenino en algunos años.

Sus padres la apoyaron en todo momento desde los 7 años donde con firmeza tomaron la decisión que querían ver a su hija adueñándose de un balón, la acompañaban a los entrenamientos en cada club y jamás faltaron a un partido los fines de semana.

Con el tiempo sus padres decidieron que debía hacer parte de un equipo con más niñas, sin embargo en la época escaseaban este tipo de clubes, hasta que dieron con uno de los pocos planteles de fútbol femenino que existían en Bogotá.

Gol Star ha sido cuna de decenas de jugadoras que hoy son figuras en Colombia y en el exterior, allí conoció a Sharon Ramírez y Karen Páez, con las cuales no solo crearon una alianza deportiva sino un lazo de unión que las llevó al pasar de los años a  encontrarse nuevamente como profesionales.

“Es difícil acordarme de todo lo que ganamos con Gol Star, sé que ganamos muchos torneos de liga pre juvenil y juvenil, alcancé a ganar una mayores, viajamos a Feria de Flores pero no logramos ganar, quedamos de terceras. Fui 2 veces a Estados Unidos con el equipo a Kentucky y a Minnesota a jugar torneos internacionales y aunque no ganamos, hicimos un buen papel por el  equipo. En ese tiempo cuando yo empecé no habían muchos clubes de fútbol entonces el nivel afuera era superior”.

Lina fue Selección Colombia Sub 17 y recuerda esa época como una de las más especiales de su vida pero con mayor responsabilidad, pues todavía se encontraba en el colegio cursando su último año:

“La responsabilidad era muy grande, las concentraciones a veces eran de dos meses yo estaba haciendo mi último año por lo que debía hacer los trabajos en las concentraciones y enviarlos. Para selección fue convocatoria abierta y me presenté. Me acuerdo que quedé con Michell Lugo y con Laura Chirva, nos seleccionaron y gracias a Dios participamos en el Sudamericano. Allí jugué todos los partidos menos uno contra Brasil porque me lesioné, pero fue una experiencia muy bonita y me dejó un gran aprendizaje”.

La profesionalización

El momento de la liga profesional colombiana llegaba en 2017 y por supuesto era un objetivo que Lina tenía desde que empezó su carrera como futbolista y era un sueño que debía sí o sí hacerse realidad. Para la apertura del torneo hizo parte del plantel de las aseguradoras, donde con muchas ilusiones se abría camino a la experiencia profesional colombiana.

“Mi primer equipo como profesional fue la Equidad, competí en varios compromisos pero no pude jugar con constancia porque tenía una lesión en el tobillo, estuve muy intermitente en los partidos y en ese año recuerdo que no pude dar lo mejor de mí”.

La revancha llegaría y el tiempo hizo que volviera más fuerte, con más confianza y en su mejor nivel futbolístico. Para la segunda versión de la liga, en el año 2018 Lina militaba en las filas de Fortaleza, donde se destacó y jugó un excelente papel como profesional.

“Fue muy bueno mi paso por Fortaleza, el técnico es Diego (Rodríguez) y con él estuve en Gol Star, entonces tenía más confianza, me dio la oportunidad y siempre sentí su respaldo. En esa campaña sumamos como 17 puntos. De hecho, estuvimos muy cerca a clasificar como mejores segundos, pero no pudimos ganarle a Patriotas y ellas se metieron. Sin embargo creo
que hicimos un muy buen torneo y aprendimos bastante”.

Un nuevo reto llegaba a su vida: “Desde Julio del año pasado empecé a probarme para Millonarios, ya sabíamos que el proyecto estaba en curso y yo quería estar ahí. Del proceso y más o menos de los seis filtros que se hicieron para el profesional fui de las
pocas que desde el inicio estuvo presente”.

“Cuando ya tenían casi que todo el equipo listo juntamente con las jugadoras extranjeras, el profe Douglas (Calderón) nos dijo que éramos las que quedábamos para el equipo profesional”.

Empezaba un nuevo reto en su vida y era portar el dorsal número 16 de Millonarios F.C femenino, el sueño de muchas niñas que han venido preparándose a lo largo de su vida como futbolistas.

Uno de sus días favoritos y probablemente el que más recuerde fue aquel 17 de julio en el estadio de Techo de Bogotá, cuando se disputaba el primer clásico bogotano de fútbol femenino en la historia. Santa Fe y Millonarios se enfrentaban por primera vez ante una hinchada de 4.000 personas que esperaba un espectáculo de los dos equipos capitalinos.

Al minuto 51, Lina logra responder el pase de Lisseth Moreno y con el carácter de toda una líder logra definir al primer palo de la arquera Stefany Castaño y convierte el 1-0, anotación que Lina recordaría el resto de su vida:

“Me ha marcado mucho ese gol, anotar en el profesional, con Millonarios y más en un clásico es muy importante para mí, lo que estoy viviendo ahorita es emocionante, han habido goles buenos, pero ese es mi favorito por ahora”.

El peor momento

Lina recuerda uno de los momentos más difíciles como deportista cuando estaba en su primera selección Bogotá y sufrió una fractura que la dejaría por fuera de las canchas un buen tiempo: “Parar y dejar de jugar fue deprimente, me sentía impotente porque yo quería jugar, no hacer nada y dejar de practicar deporte fue horrible, creo que ese ha sido mi momento más difícil”.

El deporte y el estudio: un complemento perfecto

El fútbol profesional en Colombia ha crecido de manera exponencial, el apoyo a las mujeres ha venido en constante crecimiento los últimos años. Sin embargo, durante mucho tiempo las jugadoras debían estudiar y trabajar en oficios distintos que les permitiera no vivir del deporte sino de su profesión porque las garantías salariales que recibían las jugadoras no eran suficientes, Lina dice que desea ser futbolista profesional pero también convertirse en una importante periodista deportiva.

“Había días donde no llegaba a clases porque tenía que entrenar y prepararme de la mejor manera, es muy difícil, pero yo amo el fútbol, entrenaba en la mañana y llegaba cansada a las clases de la tarde. Cuando estaba en mi casa en la noche lo único que quería era descansar, pero debía estudiar para parciales, entonces no es fácil”.

“Puede que a mí me guste el fútbol, pero yo sé que debo ser profesional académica y soy consciente que debo sacar mi carrera adelante sin descuidar mi profesión como futbolista”.

Los sueños no se detienen, van en crecimiento

Lina tiene toda una carrera profesional y deportiva por delante, tiene energía, ganas de aprender y una sencillez particular, ama estar en familia y jamás se ha cansado ni arrepentido de la decisión que tomó desde sus 7 años.

“Sueño con graduarme y ser profesional. El deseo de ser Selección Colombia nunca se apaga y sigue vigente, también con mantenerme como jugadora profesional. Los sueños cambian a diario y más en el fútbol”.

 

Esta nota hace parte de la edición número 6 de la Revista Fémina Fútbol. Descárgala aquí:

Descargar “Revista Fémina Fútbol: Edición 6” – Descargado 274 veces –

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.