Fabiana Vallejos: Constancia y disciplina, características de una campeona continental

Foto: Suministrada

Su posición dentro de la cancha es de volante, ha jugado en dos de los clubes más importantes de Argentina, River Plate y Boca Juniors; pasó por Chile, España y además levantó la Copa Libertadores con Atlético Huila.

Fémina Fútbol habló con Fabiana Vallejos, actual jugadora de Boca Juniors quien habló de su carrera deportiva, su importante paso por el fútbol colombiano y los proyectos que tiene al reanudarse el fútbol femenino.

Fabiana Gisela Vallejos Terrazas “Fabi” tenía sólo siete años cuando tocó la pelota por primera vez en el Polideportivo los Tulipanes de Garín, provincia de Buenos Aires en Argentina.

Igual que el común denominador de las futbolistas, Fabi inició jugando con hombres porque hacía falta un niño para el equipo que dirigía su padre y ella tomó ese lugar, por su mente no pasaba ser profesional o tomar el fútbol como una opción de vida, sólo lo disfrutaba y se entretenía horas enteras en la cancha:

“No tenía en mis planes jugar al fútbol ni tampoco en ese momento te pones a pensar que el deporte es de varón o de mujer, como digo siempre yo salía a la plaza a jugar y a divertirme con mis amigos”.

Jugó en Leones de Garín hasta que cumplió 12 años, participó en decenas de partidos amistosos y campeonatos pero en algunos no podía jugar sólo porque era niña.

A pesar de ser la única mujer en la cancha, su familia siempre la apoyó, sus compañeros de equipo contaban con ella y sencillamente ella se concentraba en divertirse y tratar de silenciar las voces a las que les parecía extraño que una mujer jugara al fútbol:

“No me daba cuenta de esas cosas y mis compañeros tampoco, solo nos reunimos a jugar y queríamos pasarla bien, tampoco tuve un reproche de mi familia ni algo malo, yo me iba a jugar y siempre le avisaba a mis papás, aparte mi papá era el técnico del equipo entonces cuando jugaba él siempre estaba conmigo, para esa edad solo tenía que avisar donde estaba y con quien estaba”.

Foto: Suministrada

Fabiana Vallejos, imparable

Y sí que era grande lo que venía. Fabiana Vallejos ganó el torneo de apertura del 2002 con River Plate, uno de los campeonatos más importantes en Argentina donde su club levantó por séptima vez la copa y dejaron atrás a uno de los equipos más fuertes de la competencia, el eterno rival de patio, Boca Juniors:

“Fue muy lindo, Boca era uno de los equipos fuertes y pensábamos que siempre iba a pelear la copa. Conseguir un título luego de tanto tiempo de proceso era muy importante para mi y lo valoré un montón además de que tenía un grupo muy lindo de compañeras. Hoy por hoy sigo en contacto con mucha gente y lo recuerdo con muchísimo cariño ese título”.

Luego de ese gran título con River, Fabiana hizo parte de Boca Juniors hasta el 2008, donde no sólo consolidó aún más su carrera como futbolista sino que también seguía allanando el terreno internacional, así fue como recibió una importante oferta del Club Everton de Chile que se encontraba próximo a disputar la Copa Libertadores, competencia que para Fabiana era importante disputar ya que en ese 2009 la Copa Libertadores recién se jugaba en su rama femenina.

“Con Everton me fue muy bien, en Copa Libertadores salimos cuartas pero a nivel del campeonato local y Copa Chile que son muy importantes ganamos y salimos campeonas. Es un recuerdo muy lindo, un orgullo para mí haber hecho parte de esa institución y saber que hicimos las cosas muy bien”.

Pieza Clave en la Selección Nacional de Argentina

Fabi debutó muy joven con la selección nacional, participó en los Juegos Panamericanos de 2003 y 2007 y ganó con la albiceleste el Campeonato Suramericano de 2006: 

“No me di cuenta de esas cosas en ese momento, yo sólo quería estar jugando y quería estar en el mejor punto para cualquier competencia. Cuando uno se hace más grande se da cuenta que van pasando cuatro años entre competencias y cada vez más quieres estar mejor”.

Apenas cumplía 18 años cuando llegó a su primer mundial femenino en el año 2003, en ese momento el certamen llevaba únicamente tres ediciones oficiales y no era tan conocida o influyente como hoy en día:

“En esos momentos no resonaba el fútbol femenino a lo que es hoy, todo era muy nuevo y distinto, sabíamos que nos íbamos a enfrentar a potencias mundiales que llevaban mucho más tiempo en procesos y también era muy difícil conocer a las jugadores que enfrentamos, las conocíamos más que todo en las charlas técnicas cuando nos mostraban los vídeos y la táctica que debíamos a hacer. A pesar de todo lo disfruté muchísimo e iba con una mentalidad de poder aprender absolutamente de todo, más allá del resultado, pude ver a muchos equipos que hoy son muy buenos y tengo recuerdos muy bonitos”.

Además de ese mundial, también participó en el del 2007 que recuerda como algo completamente diferente, con equipos más robustos y con jugadoras que empezaron a convertirse en el centro de atención del mundo entero.

No obstante, un recuerdo que mantiene vivo y la hace sonreír es la participación de Argentina en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008 y en la cual fue pieza fundamental para el conjunto nacional.

“Viajar y participar fue una locura, nosotros no sabíamos la dimensión de eso, no solamente haber clasificado a un mundial sino ahora a unos Juegos Olímpicos era muy grande, antes era solo Brasil el que participaba en todo, entonces poder sacarle un título a Brasil, ir a un mundial y luego saber que eso hacía que clasificaremos a unos olímpicos es algo de no creer, algo que te abre más los ojos y que con un poco más de trabajo podés conseguir cosas mucho más importantes y más grandes, nosotras queríamos eso y aunque fuimos contra todo pudimos llegar igual”.

Foto: Suministrada

Fabi Vallejos de vuelta a casa

Fabi continuó con el Everton de Viña del Mar hasta el 2010 cuando decidió volver a Argentina para jugar con River Plate nuevamente. Al llegar a su país natal se encontró con un avance increíble en el fútbol femenino, aunque no existía una liga profesional, la competitividad había aumentado, habían más niñas jugando, los clubes y los patrocinadores estaban cada vez más interesados en el desarrollo del fútbol femenino en un país que por tradición es futbolero.

Para el año 2015, Fabi se vistió nuevamente de Azul y Oro: “Ahí en Boca estaban la mayoría de compañeras con las que compartía selección entonces también fue muy bueno porque nos entendíamos muy bien, compartimos mucho y nuevamente me recibieron con muchísimo cariño así que ahí me quedé durante ese año”.

Próxima parada, Europa

Gracias a la masificación del fútbol femenino en Argentina, a que algunos partidos fueron televisados y a la experiencia ya ganada de Fabi Vallejos en el fútbol suramericano, fue contratada por el Club Granada de España para que fuera a jugar durante el año 2016 junto con su compañera y defensa Aldana Cometti que no sólo la acompañó en esta aventura sino con la que ha hecho equipo en River, Boca y más adelante en su paso por el fútbol colombiano.

Vallejos viajó a Europa con la finalidad de ingresar a la primera división del fútbol femenino español, objetivo bastante complicado ya que sólo uno de los equipos en competencia lograba ascender y aunque la campaña fue buena, finalmente fue el Sevilla quien logró el pase a primera, dejando al Granada una vez más en la segunda división.

2018 el año dorado de Fabiana Vallejos en Colombia

Fabi ya conocía de cerca el fútbol suramericano, había conseguido gran experiencia en el fútbol europeo y ahora le quedaba seguir cosechando triunfos para permanecer en el más alto nivel de competencia.

En ese momento fue contactada por Diego Perdomo, presidente del Atlético Huila Femenino, para hacer parte de la plantilla opita durante la segunda edición de la Liga Profesional Femenina, una edición con tinte de revancha ya que Huila fue subcampeón durante el año 2017 y ahora buscaba de cualquier manera coronarse campeón colombiano y soñar con la participación en una Copa Libertadores.

El jueves 31 de mayo de 2018 se jugó la final vuelta de la liga profesional femenina entre Atlético Huila y Atlético Nacional tras una excelente campaña, en el partido de ida, las paisas se habían ido adelante con un gol de Lady Andrade, pero el precio ahora era diferente en el Guillermo Plazas Alcid de la Ciudad de Neiva, con un estadio completamente lleno y con la ilusión de que en esta oportunidad el Huila se quedará con la tan anhelada estrella.

Con los nervios de punta y con la obligación de remontar el partido, el once inicial del Huila se dió a la tarea de hacer vibrar el estadio y lo consiguió muy temprano con un gol a los 11 minutos de Ingrid Vidal, el equipo levantó la cabeza y vió la oportunidad perfecta para definir la serie pero Lady Andrade nuevamente les jugó una mala pasada y anotó en el arco huilense.

Las opitas no se iban a dar por vencidas tan fácilmente y fue en ese instante donde Fabi Vallejos sacó su casta argentina, su experiencia en Chile, su paso por Europa y sus ganas de quedar campeona nuevamente y logró anotar el gol del empate para poder definir el campeonato desde el punto penal.

“Sinceramente habíamos visto sólo la final en Colombia del 2017, ese partido tuvo mucha repercusión por el estadio y por la cantidad de gente que asistió. Cuando nos contactaron nos dijeron que el Huila quería apostar por el campeonato, quizás cuando llegamos no teníamos en cuenta la magnitud de lo que significaba disputar un campeonato en Colombia y luego ya haberlo ganado contra Nacional fue importantísimo porque nos hicieron una caravana grandísima y ya ahí era una locura, jamás lo habíamos visto de esa manera, la gente fue muy agradecida y nosotras felices de haberlo podido vivir así”.

Colombia, un país enamorado del fútbol, pero al mismo tiempo con tantos tropiezos en la profesionalización del fútbol femenino tenía una nueva oportunidad de participar en la Copa Libertadores Femenina. El escenario perfecto para Fabiana, su campo favorito y aquella copa que le faltaba por conquistar en Suramérica.

El camino hacía la Libertadores no fue fácil, no eran el equipo favorito para ganar el campeonato pero sí era el objetivo del plantel desde que ganaron la liga local, no había espacio para pensar en algo diferente a ganar y en demostrar el proyecto que se había construido en Colombia podría dar resultados también de manera internacional y fue tanta la convicción del equipo, de las jugadoras y de la hinchada que lo consiguieron.

“Todo fue muy loco. Antes de viajar hablé con los profesores, íbamos en el auto y nos pusimos a hablar de la Copa, el profe me preguntó cómo veía en el campeonato y no sé porqué en ese momento le dije que yo creía que íbamos a sufrir un montón y eso me quedó y me acordé después de la final porque igual casi que para pasar a cuartos de final empezamos a sufrir, teníamos muchos goles de diferencia y llegó el momento donde teníamos que hacer cuatro goles aparte de tener uno en contra”.

“Nos costó muchísimo y logramos entrar a cuartos y ahí ya nos dimos cuenta que íbamos contra todos y ya nada nos importaba más que estar en la final”, añade Fabi.

Atlético Huila se coronó en el año 2018 Campeón de la Libertadores Femenina y Fabi Vallejos por fin alzaba tan anhelada Copa: “Fue una locura, sufrimos pero lo logramos, mucha gente nos felicitó, nos escribió y la verdad es que era un recuerdo muy bonito y muy significativo”.

“Para mí es un orgullo llevar mi bandera a donde sea, es algo muy especial e importante porque al llevar a un país encima tuyo es una gran responsabilidad pero es muy lindo. Saber que sos argentina y que más allá de jugar para otro país compartir esa alegría con las demás es muy hermoso”.

“Siempre estuvimos a la altura, tuvimos garra y corrimos hasta el final”, recalcó.

Foto: Suministrada

De vuelta a casa

Hoy en día Fabi está radicada nuevamente en su país natal jugando para Boca Juniors, un club que le ha abierto las puertas, que la ha visto crecer y que esta vez la recibía desde la profesionalización del fútbol femenino:

“Cuando volví a Argentina tenía pensado dejar de jugar pero me encontré que cada que iba a Boca mis compañeras me decían que me quedara que probara una vez más y finalmente acepté. Atrás de eso vinieron todas esas sorpresas como jugar por primera vez en La Bombonera de que podamos disfrutar de un montón de cosas que antes no teníamos como canchas y varios recursos”.

“La gente hoy por hoy se junta y hace filas de dos o tres horas para vernos jugar, pasó todo esto de la profesionalización que también ha sido muy importante para mí. Vivirlo hoy es lindo porque mi país me ha dado ese regalo y aunque falta un montón de camino ya se dio un paso muy importante y nosotras debemos estar preparadas para esos cambios”.

Referente a su primera vez jugando en la Bombonera, estadio icónico del cuadro Xeneize Fabi lo describe como algo que siempre soñó pero que nunca pensó que sucediera:

“El primero fue muy lindo, jugamos un preliminar y la gente en el segundo tiempo empezó a llegar, estar ahí y ser parte de eso fue especial, que griten un gol es una locura total, yo nunca me lo imaginé, estar ahí y compartir eso es especial, no sabría como explicarlo con palabras pero lo que más pude fue disfrutarlo como siempre”.

Los tiempos de ahora son inciertos y el regreso del fútbol femenino en sudamérica parece un camino largo por recorrer. El encierro y el distanciamiento social han cambiado sin duda la manera de desarrollar cualquier deporte de alto rendimiento y aún cuando en Boca llevan a cabo jornadas de entrenamientos virtuales.

Fabi quiere volver a las canchas, tocar la pelota y recuperar el tiempo se ha ido sin poder jugar: “Es bien difícil, nos hemos tenido que acomodar y ya nos vamos acostumbrando. Nuestra obligación ahora es cuidarnos pero no paramos desde casa, seguimos entrenando para mantenernos, la idea es no perder tanto físicamente y hacer lo que más podamos porque el objetivo es volver medianamente bien”.

“Tenemos una Copa Libertadores en enero y ese es nuestro objetivo, todos los países ahora la van a querer ganar y nosotros la queremos traer a Argentina es eso lo que nos mantiene en pie y activas durante este tiempo”.

El mayor sueño de Vallejos es jugar una Champions League, considera que puede hacerlo por su experiencia y porque toda su vida ha trabajado por eso: “Ojalá algún día antes de retirarme lo pueda conseguir, personalmente pienso que es algo muy importante y pocas personas lo logran pero siempre es algo a lo que apunto y confío en que en algún momento llegue”.

Fémina Fútbol le desea a Fabiana Vallejos lo mejor en su carrera deportiva para que siga cosechando triunfos y dejando en alto el fútbol femenino en Argentina y en el mundo.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *